La práctica de YOGA desde temprana edad es una manera divertida de desarrollar importantes habilidades, fortaleciendo además su cuerpo. Se crea una atmósfera favorable para el desarrollo, la cual  anima a los niños a relajarse y divertirse mientras desarrollan fuerza, equilibrio, coordinación y  flexibilidad.

A nivel mental, gracias a los ejercicios de respiración consiguen relajar la mente y calmarse. El YOGA les ayuda a concentrarse mejor, estimula la creatividad y elimina el estrés . Además, en el yoga para niños se fomenta el compañerismo y la amistad, ya que muchas veces se trabaja por parejas o en grupos.

Son grupos reducidos donde se  enseña además  a los niños a canalizar sus energías, a encontrar su calma, a conectar con su corazón. Donde se le da unas magníficas herramientas para cuando sean adultos, sean capaces de afrontar sus problemas con tranquilidad y firmeza.

Otros beneficios son:

1. Aumenta la autoestima, la capacidad sensorial y la conciencia corporal.

2. Desarrolla la autodisciplina y el autocontrol.

3. Ayuda a mantenernos más erguidos y a sentirnos más altos, soportando una columna larga y flexible.

4. Fortalece y mejora todos los sistemas corporales: esquelético, nervioso, circulatorio, digestivo, respiratorio, hormonal y muscular, y mejora nuestros conocimientos de anatomía.

8. No es competitivo.