¿Has oído hablar alguna vez de los Puntos Gatillo Miofasciales o la Punción Seca?

Los puntos gatillo miofasciales (PGM) son característicos del dolor miofascial. Un PGM es un nódulo hipersensible en una banda tensa de músculo esquelético que, al palpar, activar o estirar produce dolor local y referido (dolor a distancia). Es importante diferenciar entre una contractura y un PGM pues una contractura no produce dolor referido al igual que hay durezas musculares no dolorosas.

Una de las técnicas utilizadas para el tratamiento de estos puntos gatillo es la punción seca. Ésta es una técnica invasiva en la que se utilizan agujas de acupuntura para pinchar esa banda tensa donde se encuentra el PGM. El tamaño de las agujas varía en función del tamaño del musculo. Es importante resaltar que no se realiza la inyección de ninguna sustancia.

El objetivo de la punción es relajar la banda tensa que hemos mencionado anteriormente. Dependiendo de la precisión con la que se realice la punción la respuesta muscular puede ser más o menos intensa. Las sensaciones del paciente durante la punción pueden ser:

  • Dolor en la zona de la punción
  • Espasmo muscular parecido a un calambre
  • Se reproduce el dolor a distancia que se sentía en los días previos

Después de 24-48 horas tras la punción, la musculatura se relaja y va desapareciendo el dolor tanto local como el referido.