¿Cómo nos afectan las emociones en nuestra vida? ¿Expresamos realmente cómo nos sentimos? ¿Te sientes en equilibrio con lo que sientes y lo que expresas?

Hoy en día a la gran mayoría de las personas que nos preguntan ¿qué tal estás? Te contestan con un ¨bien o mal¨, son pocos los que abiertamente te dicen que se sienten tristes, felices, apagados, bloqueados, enamorados…y así un sinfín de emociones. ¿por qué hay tanto miedo a expresarnos? ¿qué hay oculto detrás de ello?

Desde el momento que nacemos y a medida que vamos formándonos como adultos, nuestro sistema familiar juega un papel muy importante en la gestión de nuestras emociones, y es que en muchas familias, expresarlas es algo prohibido, no está permitido por miedo a destapar algo que estaba oculto, y simplemente es por la idea equivocada que decir cómo nos sentimos muestra nuestra debilidad, algo con lo que los demás pueden hacernos daño, nos pueden atacar, y aunque esta memoria puede estar muy arraigada a nivel subconsciente, todos estos patrones se pueden ir limpiando.

En muchas ocasiones no comunicamos cómo nos sentimos por miedo a que los demás nos rechacen, y formamos la idea equivocada de que expresar algo diferente a los demás es ¨no pertenecer al grupo o clan¨. Otras veces son muchas las personas que delegan en los demás el poder adivinatorio de sus emociones, pues esperan que los demás sepan cómo se sienten en cada momento.

Todos estos ejemplos, y muchísimos más son patrones que están arraigados en nuestra memoria y que la gran mayoría no somos conscientes de la información que manejamos a nivel subconsciente, por ello a través de una sesión de Kinesiología se pueden eliminar estos patrones y memorias e implantar una información nueva y positiva tanto a nivel consciente como inconsciente, ya que gracias a esta terapia lo que logramos es ver qué emociones son las que están implicadas en cualquier situación o aprendizaje y nos ayudará a desbloquearlas y así poder conseguir un equilibrio tanto a nivel físico, emocional y mental, ya que las emociones juegan un papel muy importante a todos los niveles y muchas veces un dolor físico en nuestro cuerpo implica una emoción bloqueada y no mirada.

Por todo ello, te animo a ponerte en nuestras manos y hacerte una sesión de kinesiología, de esa manera te darás un gran regalo, una nueva información sobre ti  y te permitirá romper con los patrones que arrastras y no te dejan sacar tu gran potencial interior.