La SCIO es una máquina de bioresonancia que se conecta con el campo electromagnético de nuestro cuerpo, de manera no invasiva y, nos ofrece una infinidad de datos sobre nuestro estado de salud tanto a nivel mental, como emocional y físico.

A través de las señales eléctricas de nuestro organismo, el programa elabora un pre diagnóstico (ofreciéndonos datos sobre los agentes estresantes que nos están afectando en estos momentos, como virus, bacterias, sustancias tóxicas, hormonas, emociones, traumas…) y, nos facilita unas propuestas terapéuticas, orientadas siempre, a las causas primarias de la enfermedad. Y, a partir de ahí, emite una onda de corrección.

La máquina Scio puede ser utilizada muy satisfactoriamente para tratamientos tan dispares como la fatiga crónica, fibromialgia, dolores en general, hongos, bacterias, desequilibrios energéticos, problemas de aprendizaje, estrés, depresión, resolver alergias, reducir la tensión, regulación del colesterol, desequilibrios en la flora intestinal, etc.

El objetivo fundamental de este sistema es estimular a nuestro cuerpo para curarse a sí mismo.